Una poderosa oración para liberarnos de los males que nos atormentan de distintas maneras. Rézala a Dios, a sus ángeles y a sus santos con fe para mantener lejos la tristeza, la angustia, el odio y el mal y alcanzar la libertad y la paz:

Señor, eres grande, eres Dios, eres Padre. Nosotros te pedimos, por la intercesión y auxilio de los arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel, que nuestros hermanos y hermanas sean liberados del maligno, que los volvió sus esclavos. ¡Ven Tú y todos los santos en nuestra ayuda!

De la angustia, la tristeza, la obsesión, te pedimos…


Líbranos, Señor.


Del odio, la fornicación y la envidia, te pedimos…


Líbranos, Señor.


De los pensamientos de celos, rabia y muerte, te pedimos…


Líbranos, Señor.


De los pensamientos de suicidio y aborto, te pedimos…


Líbranos, Señor.


De todas las formas de sexualidad desordenada, te pedimos…


Líbranos, Señor.


De la división de la familia, de toda amistad que nos aparta del bien, te pedimos…


Líbranos, Señor.


De todas la formas de maleficio, hechicería, brujería y cualquier mal oculto, te pedimos…


Líbranos, Señor.


Oh, Señor, que dijiste, «Mi paz os dejo, mi paz os doy», concédenos, por intercesión de la Virgen María, la liberación de todas las maldiciones y la gracia de gozar siempre de tu paz.


Por Cristo Nuestro Señor. ¡Amén!


Padrenuestro, Ave María y Gloria.


Tomado de Aleteia. JESÚS RADIO GT.