Señor, al despertar hoy, queremos también levantar a nuestras familias hacia Ti y te pedimos que los bendigas. Rezamos para que cada uno de los miembros de nuestros hogares, estén llenos de alegría. Protege sus corazones y su mente de la tentación y dales fuerza hoy. Ayúdales en cada una de sus labores. Que tu bendición no les falte y que puedan ser un estímulo para los que le rodean. Gracias, Señor, que tu voluntad se haga en nosotros y a través de nosotros. Rezamos para que nuestras vidas te glorifiquen en palabras y acciones y en todos los sentidos. Te amamos Señor,  gracias por esta nueva semana, te presentamos nuestros planes y te pedimos que camines con nosotros en el nombre poderoso de Jesucristo, Señor Nuestro.
Amén.