En la misa de este viernes en Santa Marta, Francisco reza por las mujeres embarazadas en tiempos de coronavirus e invita a todos a "familiarizarse" con Jesús, personalmente pero también en comunidad: "Tenemos que salir de este túnel para volver a estar juntos porque esto no es la Iglesia"

“Quisiera que hoy rezáramos por las mujeres que están embarazadas, mujeres embarazadas que se convertirán en madres y están inquietas, preocupadas. Una pregunta: ‘¿En qué mundo vivirá mi hijo?’.
Recemos por ellas, para que el Señor les dé el coraje de seguir adelante con estos hijos con la confianza de que ciertamente será un mundo diferente, pero siempre será un mundo que el Señor amará mucho”.

Familiaridad con Jesús

En su homilía, el Papa comentó el Evangelio de hoy en el que Jesús resucitado se aparece a los discípulos en la orilla después de una pesca infructuosa en el Mar de Tiberíades.

Invitados por el Señor a tirar las redes de nuevo, llenaron las redes con peces. Es una escena –dijo Francisco– que tiene lugar de forma natural, porque los discípulos se habían familiarizado con Jesús.


Nosotros los cristianos, explicó, debemos crecer en esta familiaridad, que es personal pero comunitaria.


Una familiaridad sin comunidad, sin Iglesia, sin los sacramentos, es peligrosa, puede convertirse en una familiaridad gnóstica, separada del pueblo de Dios.