El 30 de abril del año 2000, segundo domingo de Pascua de ese año, el Sumo Pontífice San Juan Pablo II, proclamó celebrar el Domingo de la Divina Misericordia en el segundo domingo de Pascua de cada año, tal como lo pidió el mismo Señor Jesucristo a Santa María Faustina. Entre 1931 y 1938 el Señor se le apareció a Sor María Faustina, religiosa polaca y otorgándole muchos mensajes sobre la devoción a la Divina Misericordia, dándole la estructura que hoy conocemos.

Las revelaciones privadas que recibió esta santa, como ha ocurrido con muchas revelaciones que después han sido autorizada su difusión, fueron desde un inicio motivo de controversia para las autoridades eclesiásticas, pues parecían dar a entender que como la misericordia de Dios es infinita, entonces sin importar llevar una vida de pecado, cualquiera podría optar por buscar el "arrepentimiento" en el último instante y salvarse sin ningún esfuerzo.

Otras de las objeciones es que Jesús pidió rezar a Santa Faustina la coronilla de la divina misericordia con la misma camándula que se utiliza para el rosario. Esto ha ocasionado que se crea que la coronilla ha desplazado al rosario revelado mediante las apariciones de la Virgen María a Santo Domingo de Guzmán. Y debido a que la coronilla es más breve, tiene la misma estructura y posee muchas promesas dadas por medio de apariciones, la ven como una oración creada en contra del rosario.

Primero: toda revelación privada leída con sesgos o errores de traducción o transcripción, ocasiona controversias independientemente de cuál sea el tema. Los escritos de Santa Faustina fueron presentados con errores de traducción y transcripción por los impugnadores de esta devoción, por lo cual estas revelaciones no fueron válidamente prohibidas. También las legítimas apariciones de la Virgen de Guadalupe han tenido opositores hasta hoy y no por eso dejan de ser auténticas.

Segundo: afirmar que la misericordia de Dios es infinita no contradice la doctrina respecto de la realidad del infierno. Esta devoción únicamente expresa que Dios siempre está dispuesto a perdonar a quienes tienen un encuentro con Cristo; no se pretende motivar al hombre a pecar y buscar el perdón en el último instante. El hombre no se condena porque la divina misericordia de agote, sino por el rechazo a la oportunidad de recibir de reconciliarse con el Señor, el cual siempre está dispuesto a perdonar.

Tercero: es incorrecto objetar que la coronilla fue creada para obstruir el rezo del rosario. Sólo un falso devoto y verdadero fanático del rosario puede asegurarlo, pues mientras en el rosario se meditan los misterios principales de la vida de Jesús, la coronilla busca que meditemos la misericordia inagotable de Dios. Incluso, el rezo del rosario, aunque es un sacramental con muchas indulgencias, no es de precepto, pues la liturgia de las horas será siempre la oración oficial de la Iglesia Universal.

Cuarto: no puede asegurarse que en 1208 la Virgen se apareció a Santo Domingo para enseñarle a rezar el rosario. La camándula fue el último atributo que se añadió a la iconografía de Santo Domingo, debido a la devoción que profesaba a la Inmaculada Concepción. Esto ocurrió en el siglo XV y tuvo difusión en los siglos posteriores. El rosario fue iniciado por los benedictinos y los franciscanos aportaron los misterios gozosos y gloriosos através de la "Corona de los siete gozos de la Virgen."

Conclusión: las revelaciones de Jesús a Santa Faustina no contradicen la fe católica. Simplemente no van de acuerdo a la postura que muchos desearían que Jesús tuviera contra los pecadores, como ocurrió con Jonás cuando Dios se apiadó de Nínive (Cf Jon 4, 1-3). En la novena de la Divina Misericordia el Señor pide orar por los paganos, apóstatas, herejes y cismáticos porque "Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad" (1 Tm 2, 4).

Autor: Don José Barillas, Pbro.

Fuentes bibliográficas:

Biblia de Jerusalén. (2009) Bilbao. Editorial Desclée de Brouwer. Con aprobación de la Conferencia Episcopal Española.

Cuevas, SJ; Mariano. (1921) "Historia de la Iglesia en México." Tlalpam D. F. México. Libro Primero: Orígenes de la Iglesia en Nueva España. Imprenta del Asilo "Patricio Sanz."

Farrell, Monseñor Gerardo T. (1986) "La devoción a la Inmaculada Concepción en el pueblo latinoamericano." Libro 7. Nuestra Señora de América Colección Mariológica del V Centenario. Bogotá. Consejo Episcopal Latinoamericano - CELAM.

Fuentes web:

Diario de Santa Faustina - Corazones.org

El Rosario. Oficina de Comunicación de Dominicos, España.
https://www.dominicos.org/quienes-somos/santo-domingo-de-guzman/iconografia/santo-domingo/iconografia-el-rosario/

Gómez-Chacón, Diana Lucía. "Santo Domingo de Guzmán. Universidad Complutense de Madrid. Departamento de Historia del Arte I (Medieval).
https://www.academia.edu/5420295/Santo_Domingo_de_Guzm%C3%A1n

Fotografía: Desde la fe.
 

 

Don José Barillas, Pbro. - Jesús Radio GT